Planes para la batalla.

Llega un momento en tu vida en el que da igual que esté pasando algo bueno o malo. Da igual porque te has acostumbrado, vuelves a tener seguridad. No importa lo que esté pasando porque tú sabes qué va a pasar, tienes un plan. Y ya no solo tienes un plan, sabes que pueden pasar dos cosas y estas preparada para las dos, no solo tienes un plan tienes un plan A y un plan B. Es tu vida, puede ir mejor o peor, pero va y eso es lo único que te importa. Va y tú sigues adelante con tus dos planes.

Llega un momento en tu vida en el que ocurre algo diferente. Por insignificante que sea, pasa y tú no lo tenías planeado. No entraba ni en el plan A y en el plan B. Pensabas que eso era imposible de pasar, pero una vez más te equivocas. Te descompone, te destroza por dentro, y tienes que recurrir al plan C. Pero ese plan no estaba previsto, ese plan consiste en caer, en volver a caer. Todo por lo que habías luchado, todo por lo que habías conseguido se desvanece como si nunca hubiera existido. Estás en el plan C de la improvisación.

Llega un momento en tu vida en el que no puedes más. Eso que pasó te paralizó y te volvió a cambiar. Pero eso que pasó era insignificante, tan insignificante que parece que nunca había exisistido, como sin nunca hubieras tenido que recurrir al plan C. Puedes volver al plan A y B. Puedes volver a ser aquella persona que lo había superado y era fuerte. Puedes hacerlo pero no lo haces porque eres consciente de que has vuelto a cambiar y esos planes ya no sirven. Todo se queda en un pasado y tú te vuelves a enfrentar a la vida. 

Vuelves a la batalla, pero esta vez sin planes.

Comentarios

  1. Renaceras por que todos lo hacemos aunque nos parezca mentida, somos supervivientes de la vida y al bajar a los abismos volvemos más fuertes y con la mentalidad cambiada, estando preparados para poder pasar pagina.
    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más leído

¿Egoísmo o cobardía?

A mis compañeros de vida.

La vuelta atrás.