Amorodio.

¿Se puede odiar a una persona que quieres? Me pregunto. Y al preguntármelo pienso en qué es querer para mi y si de verdad quiero a esa persona que me pide ahora que no la odie.
Cualquiera me diría que me tomase tiempo para recapacitar. Esas son las mismas personas que dicen que la vida son tres días y vamos por el segundo.
Entonces, ¿qué hago? ¿Corro o ando despacio? Siempre me he tomado mi tiempo para saborear cada cosa que se me pone en las narices y ahora ansío librarme de estos sentimientos tan confusos entre ellos para poder seguir disfrutando de mi completa normal y extensa locura interior.
Y ahora, ¿qué hago con esta situación? ¿La paro o la dejo pasar? Y si la dejo pasar, ¿la estoy parando?

Creo que en mi cabeza se va formando poco a poco una conclusión. La verdad es que no puedo odiar a una persona por cómo es. Y aunque más tarde niegue estas palabras, amo a las personas por sus rarezas e imperfecciones.
Qué le voy a hacer si decidí querer lo oscuro de este mundo. (Porque querer lo mágico y brillar con el es demasiado fácil y aburrido.)
Mi paz interior sigue intacta y creo que lo único que tengo que hacer con aquellas personas que se pierden en el camino es estar ahí y quererlas más.


Y ya está. 

Comentarios

  1. Solo tu puedes saber que te aporta esta relación y que te decepciona, ademas de saber si realmente en la balanza tienes mas pros que contras.
    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más leído

¿Egoísmo o cobardía?

A mis compañeros de vida.

La vuelta atrás.