Sensaciones.

Esos días andaba con una extraña sensación. Todo parecía una advertencia ante el peligro. Yo misma me sentía rara.
Sabía que algo o alguien intentaba captar mi atención. Pero yo al principio no quería darle importancia, eran todo simples casualidades. Tenían que serlo porque la otra explicación es que me estaba volviendo loca.
Uno de esos días me fui al parque a escribir. Rodeada de árboles en un banco me senté. No había nadie. Ese día por alguna razón nadie paseaba. Y allí, sentaba en mi soledad escribía tranquilamente. Pero por mucha paz que quería aparentar tener sentía algo en mi interior. Algo que me aterraba. Sentada en aquel lugar solitario me parecía que alguien me observaba, pero cuando alzaba la vista solo los árboles estaban allí.
¿Qué era? ¿Qué era? Todo cuanto veía, sentía u oía daba la impresión de que querían darme un mensaje. Un mensaje que no alcanzaba comprender. Un mensaje aparentemente muy importante.
La peor sensación que a veces tenía era que algo sumamente terrible iba a suceder. Y yo. Yo no llegaba a saber el qué.
Quería olvidarme de esa sensación pero me preguntaba que pasaría si no le hacía caso.
¿Dejarlo pasar o volverme loca? Si es que no lo estaba ya.

Comentarios

  1. A veces algo no advierte de que alguna cosa puede ocurrir, pero aunque hay que estar en alerta eso no quiere decir que tengamos de obsesionarnos.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más leído

¿Egoísmo o cobardía?

A mis compañeros de vida.

La vuelta atrás.